El feísmo en Galicia

Feísmo y urbanismo

"El feísmo y la especulación urbanística no tienen nada que ver con la arquitectura, pero si con la miseria intelectual y moral". Femándo Agrasar (Arquitecto).

El suelo no se produce. Por esta razón y según Leon Walras, su precio nunca podrá estar totalmente legitimado por el mercado, de modo que constituirá una especie de juicio de valor de la presente generación frente a las venideras que aun no tiene capacidad de opinar. Así una adecuada utilización del suelo constituye no solo el resultado del buen urbanismo, sino también uno de los elementos básicos para desarrollar una buena política agraria y medio ambiental.

Unos buenos planes de ordenación son fundamentales para todo asentamiento urbano. Los ayuntamientos no pueden permitirse tener un mal plan, sobre todo cuando uno bueno no resuelve todo. Creo que es bueno implicar a todos los sectores afectados. El plan que se desarrolle tiene que dar criterios de cara a donde tiene que dirigirse la ciudad, como se articularan las infraestructuras, como se dispondrá la edificación y los espacios libres, como engancha el centro histórico con la ciudad nueva y las periferias últimas, como tratar los espacios de mala construcción que se fueron generando, como estructurar la población con servicios a pie para trasladarse andando y evitar así congestiones de tráfico... Muchas cosas.

Es un trabajo muy serio e importante que deberá tener en cuenta muchísimos aspectos, por que un plan confluye todo: la edificación, todo el viario, la industrialización, el comercio y como se articula todo el territorio municipal y su vinculación con los territorios limítrofes, por que el plan no es una isla. Luego hay que gestionar ese plan y llevarlo a cabo Los planeamientos urbanísticos son la mejor arma contra el feísmo, pero su validez es nula cuando se incumplen o su interpretación no es la adecuada lo que es fruto del crecimiento desordenado del territorio que, a veces se debe a la falta de control de los ayuntamientos, que no persiguen los incumplimientos urbanísticos. Por eso, mas que aprobar nuevas leyes habrá que exigir que se cumplan las ya existentes.

Para Manuel Vázquez Muiño, arquitecto, "No hay urbanismo, hay especulación pura y dura, se intenta aprovechar al máximo los terrenos. Hoy en día, el mundo de la construcción esta manejado por los promotores que van a ganar dinero, y lo demás da exactamente igual".

Como dice Javier Armesto en el articulo "La Galicia que nos hace llorar":

"Con la expresión feísmo, más coloquial que otra cosa, se evitaba decir lo que realmente era: estropicio y, peor todavía, reconocer la dura evidencia de que hoy, a pesar del indiscutible progreso, la Galicia colonizada por el hombre, con normas, leyes, planes y recursos públicos, está más deteriorada, más fea, que veinticinco años atrás".

Todos sabemos de esta especulación y sus consecuencias

Feismo.tk