¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

 

©Bolboretadeseño