A veces la conciencia tiene que hablar con sordos.

 

©Bolboretadeseño