No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino.

 

©Bolboretadeseño