Debemos mantener nuestras palabras tiernas, porque mañana tal vez debamos masticarlas.

 

©Bolboretadeseño