La reina Lupa.

Lupa se congratulaba en llenar sus mazmorras de prisioneros cristianos a quienes infligía los mayores castigos. Según la leyenda su primogénito era ciego.

Una de sus doncellas le dijo a Lupa que si dejaba en libertad a todos los encarcelados su hijo recuperaría la vista.

Decidió conceder la libertad a los encadenados en sus mazmorras.

Todo sucedió tal y como había pronosticado su doncella. Una vez que los cristianos se hallaron en completa libertad, el hijo de Lupa recuperó la vista.

... ......

Volver a la

de Leyendas gallegas

©Bolboretadeseño